jueves, 24 de septiembre de 2015

Las bacterias y el porqué tenemos anticuerpos anti-A o anti-B en la sangre

El sistema ABO para clasificar a los individuos, atiende a la presencia de unas moléculas en la superficie de los glóbulos rojos y blancos, cuya característica más importante es la presencia o no de un azúcar (o carbohidrato) terminal. Estos azúcares fueron descubiertos en 1901 por Karl Landsteiner, y son los que determinarán si la molécula resultante es del tipo A o B, mientras que la ausencia de los mismos indica que la molécula será de tipo O (cero, ausencia del azúcar). Los antígenos A, B y O están constituidos por la sustancia H en todos los casos (tener el grupo O no significa no tener antígeno), que se completa con un monosacárido extra en A y B, N-Acetilgalactosamina (grupo A) o D- Galactosa (grupo B).
Las personas Rh- desarrollan anticuerpos solamente si entran en contacto con sangre Rh+, pero en cambio todo el mundo tiene anticuerpos contra los grupos sanguíneos que no son los suyos, excepto los pertenecientes al sistema ABO que no tienen, sin necesidad de haber entrado en contacto con sangre de otro grupo. La razón es que en el intestino hay bacterias, como Escherichia coli, que presentan en su superficie antígenos muy similares a los del sistema ABO, que implican el desarrollo de anticuerpos que reaccionan tanto contra las bacterias como los eritrocitos. Estos anticuerpos se empiezan a crear a partir del sexto mes de vida. Por otro lado nuestro sistema inmunológico está preparado para no reaccionar contra moléculas del propio organismo, por lo que si somos del grupo A no crearemos anticuerpos anti-A. Este razonamiento también explica por qué no suelen existir los anticuerpos anti-O, ya que serían anticuerpos que atacarían a la sustancia H (que es común a todos los grupos). 
http://med.javeriana.edu.co/fisiologia/images/gs.gif
Los antígenos ABO están formados por una parte común en todos ellos, la Sustancia H, formada por la unión de fucosa, galactosa y N-acetilglucosamina (todo ello son hidratos). Si luego se une una N-Acetilgalactosamina (monosacárido derivado de la glucosa) formará el grupo A o si se añade una galactosa formará el grupo B.

Hablando estrictamente del antígeno (de la estructura que caracteriza los distintos grupos y provoca la respuesta inmunológica), se trata de un polisacárido. Ahora bien, este hidrato se une a la membrana del hematíe por medio de lípidos o de proteínas, con lo que si lo contemplamos en global podríamos hablar también de glicoproteína o glicolípido. La proteína aquí es el soporte, no el antígeno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...