jueves, 28 de enero de 2016

Resumen "Cazadores de microbios"

Manuela Saenz es una alumna de odontología de la UDLA de Quito que además tiene muchísimo talento para la divulgación científica. Ya ha escrito un post notable en este blog sobre el descubrimiento de la quina por el indígena ecuatoriano Pedro Leyva.

Como parte de la asignaturas de Bioquímica I y Biología Celular los alumnos han tenido que leer el libro de Paul Kruif "Cazadores de microbios" y hacer un resumen. La mayoría de los trabajos eran plagio de otros trabajos que están en repositorios en internet. El de Manuela Saenz es original y de gran calidad. Por eso lo reproduzco:


CAPÍTULO I
Antonio Leeuwenhoek
Antonio Leeuwenhoek fue el primer cazador de microbios. Dio inicio a una gran investigación. Probablemente de no haber sido por este hombre obstinado, no muy culto e inclusive corriente, la ruta de descubrimientos que desencadenó no sería la misma. Atrapado en una época en la que el “conocimiento” estaba limitado a ser un “hecho” indiscutible, pero no comprobado.
Antonio van Leeuwenhoek nació en 1632 en Delft, Holanda. Estudió para ser funcionario público gracias al impulso de su madre, pero Antonio decidió retirarse a los 16 años. Durante los próximos 6 años se dedicaría a trabajar en una tienda de Ámsterdam, de modo que no fue a la universidad. Cuando cumplió 21 regresó a Delft. Mientras que en él crecía una curiosidad y afición por tallar lentes. No obstante se desconoce de su vida entre sus 20 a 40 años. Por el mismo hecho de su falta de educación e ignorancia se mantuvo alejado de las hipótesis y teorías que se mantenían en esa época respecto a la ciencia, en sus inicios. De modo que Leeuwenhoek opto por observar e interpretar lo que veía. Con el afán de cultivar su nueva afición, aprendió a fabricar lentes, que poco a poco perfecciono, llegando a ser los mejores.
 Leeuwenhoek pasó horas y horas observando objetos bajo sus lentes, muchos lo tildaron de chiflado. Pero su interés y asombro al comprobar la potencia de los mismos fue mayor que cualquier comentario mal sano. Un día decide analizar el agua lluvia y se encuentra con unos “bichitos” como el los llamaba,  que le causaban nauseas. Sin salir del asombro quería saber más sobre aquellas criaturitas, así que continúo con sus interminables observaciones y experimentos. Empezó a realizar cultivos y decidió informar a la Real Sociedad sobre su descubrimiento; algunos miembros se burlaron y unos cuantos lo tomaron enserio. En respuesta a su carta recibió una petición para explicar a aquellos señores de Londres la realización de su microscopio. A lo que él respondió con un sinnúmero de cálculos. La Real Sociedad o nombró miembro, tras observar con sus ojos los animalillos antes descritos, continuó enviando sus observaciones.
El tiempo había pasado y Antonio Leeuwenhoek tenía 50 años cuando descubrió que los mismos bichos en los dientes, en el intestino de las vacas. Además descubrió los espermatozoides y refutó toda clase se supersticiones.
En 1723, a los 90 años murió y dejo unas cartas para enviar a la Real Sociedad.

CAPÍTULO II
Lazzaro Spallanzani
Los microbios nacen de microbios
Lazzaro Spallanzani nació en Scandiano, Italia en 1729. Era un niño extraño que experimentaba con su entorno para descubrir. 
Spallanzini un niño pequeño un tanto raro, que hacia experimento crueles con insectos para entender cómo funcionaba la naturaleza. Quizá era un niño demasiado curioso, tanto como para aprender de ella, lo que fuese que el descubriera.  
Tras la muerte de Antonio Leeuwenhoek, este curioso niño se convirtió en adulto reprimido de alguna manera, ya que su padre lo obligo a seguir leyes, aunque él sentía indiscutiblemente ser un hombre de ciencia. En sus tiempos libres se dedicó a estudiar griego, francés y lógica; mientras que en las vacaciones observaba la naturaleza con admiración.
Entonces un día conoció a Vaillisnieri, un respetable hombre de ciencia, quien ratifico que Lazzaro Spallazini nació para ser un hombre de ciencia; de modo que Vaillisnieri convenció al padre para que le permitiera seguir su sueño. El joven Spallazini entró a la universidad de Reggio y empezó su carrera en ciencias.
Ahora la gente tenía cierta tolerancia el poner en tela de duda las supersticiones de la época.
Spallazini se ordenó sacerdote católico, a los treinta fue nombrado profesor, profesión que lo llevo a tratar con los animalillos descubiertos por Leeuwenhoek, los mismos que estaban bajo muchos cuestionamientos que el difunto no logró aclarar. Pero uno de los cuestionamientos que más pesaba sobre estos animalitos era:¿Nacen de la nada o necesitan progenitores?   
Aunque Spallazini tenía algunas ideas exaltadas sobre la generación espontánea, simplemente no podía decirlas al azar.
Tras largas horas de análisis se encontró con un libro escrito por Redi. En el que explicaba que la vida solo puede surgir de la vida.
Lazzaro Spallanzani motivado con la posibilidad de la generación espontánea empezó a realizar sus propios cultivos de bichejos.

Casi simultáneamente Needham probaba su teoría con el caldo de carnero “demostrando” que los animalillos procedían del caldo. Y por ende que la vida puede surgir espontáneamente de la materia muerta.
Spallazini solo fruncía el ceño al escuchar tal patraña así que decide repetir el experimento de Needham pero con redomas de cuello estrecho demostrando que lo que decía Needham era erróneo.

CAPÍTULO III
Louis Pasteur
Los microbios son una amenaza
 Tras la muerte de Spallazini en 1831 las investigaciones y cuestionamientos sobre los bichos se vieron estancadas. El ritmo de vida de las personas se vio facilitada por sus propios inventos como el telégrafo y la máquina de vapor. Cuando no se veía ni un poco cercana la idea de que estos microbios descubiertos por Leeuwenhoek fueran capaces de matar misteriosa y desprevenidamente a cualquiera. Pasteur a sus nueve años de edad presencio los gritos horrorizados del Labrador Nicol que había sido mordido por un lobo rabioso. En el transcurso de varias semanas habían fallecido ocho personas. Pasteur al ser un niño se preguntaba porque morían las personas al ser atacadas por un lobo, pero al no encontrar respuesta aparente. Decidió preguntar a su padre que fue un sargento. Él solo se podía preguntar porque la gente moría por la mordedura de un lobo rabioso. Pero su padre lo único que tenía claro era que la gente podía morir por balas entonces le dijo que quizá era la voluntad de Dios.
Por sus destacadas calificaciones fue una especie de profesor, de hecho era el estudiante más joven en el colegio Arbois. Más tarde asistió a la Escuela Normal de Paris, aunque la nostalgia lo obligo a regresar a casa y dejar sus estudios. Al año siguiente regreso a Paris pero esta vez sí llegaría a ser un gran químico.
Dos investigadores de la época; Cagniard de la Tour (francés) y un alemán, empezaron a investigar a los microbios.
Cuando tenía veinte y seis años descubrió que existían cuatro clases de ácido tartárico que en la naturaleza hay una gran variedad de compuestos. Por lo mismo que recibió felicitaciones  fue nombrado profesor de Estamburgo.
Obtuvo nupcias con la hija del decano de la facultad. Y continuó con su trabajo. Primero intentó cambias la química de los seres vivos, también experimentó con plantas y trató de alterar las especies.
Ideo un medio e cultivo de blastocitos y dijo q eran los culpables de las malas fermentaciones, que eran capaces de transformar el azúcar en ácido láctico. Tachándolos de ser la causa de las malas fermentaciones. Aunque quería transformar el azúcar en alcohol.
Tras varios experimentos descubrió un fermento nuevo, un pequeño animal con propiedades de transformar el azúcar en ácido butírico. También dijo que estos animales podían moverse y realizar cualquier función y          que el aire los mataba.
Pasteur tampoco creía que los microbios pudieran nacer de la materia inerte, realizo un experimento con matraces de cuello de cisne. Así que empezó una serie de travesías por el mundo, descubrió que a mayor altura el aire era menos contaminado por partículas de polvo. De modo que el número de microbios era menor.
Ahora tenía como objetivo demostrar a Francia como podría ahorrar mucho dinero a la industria. Demostrando que los fermentos que transformaban el mosto en vino, el culpable de que los vinos fueran inservibles era otra especie microbiana y una totalmente diferente presente en los vinos agrarios.


CAPÍTULO IV
Roberto Koch
El paladín contra la muerte
Entre 1860 y 1870 mientras Pasteur dedicaba sus esfuerzos a la industria del vinagre y su latente problema con su producto. Un destacado estudiante alemán de la universidad de Gotinga cursaba la carrera de medicina. Este joven soñaba en ser un explorador o quizá un médico militar con la ilusión de viajar y conocer muchos lugares nuevos.
Al finalizar sus estudios realizó sus prácticas en el internado de Hamburgo, cosa que por demás le parecía poco interesante. Mientras que en las calles se divulgaban las palabras de Pasteur, ya que afirmaba que aquellos seres diminutos eran unos terribles microbios asesinos. Pero muy difícilmente Roberto lograba escuchar este tipo de cosas ya que él se encontraba totalmente enfocado en aquellos pacientes psiquiátricos.
Se casó con Emma Franz con la condición de olvidar esas ideas locas de vivir viajando, de aventura en aventura. Koch se sentía muy inquieto por esta situación ya que él deseaba algo más emocionante en su vida. Hasta que un día llegó a Wollstein ya que celebraba su aniversario número veinte junto a Emma, la misma que le obsequio un microscopio.
Este microscopio es de suma importancia en la historia ya que de no haber sido así...
A  Roberto Koch no le desagradaba la idea de salvar a los niños y a la gente de la terrible difteria sino que le molestaba de sobremanera el hecho de ni siquiera entender de qué quería curar a las personas que recurrían a él. En el aquel momento prácticamente se había convertido en un precursor de la explicación a las enfermedades.
Para 1873 los médicos aun no tenían una explicación del todo clara y sobre todo comprobada sobre el origen de las enfermedades quizá sabían lo mismo que las demás personas que carecían del conocimiento médico q ellos “poseían”. Aunque Pasteur afirmó que pronto se descubriría que aquellos microbios eran la causa oculta de lo tuberculosis y muchas otras enfermedades.
Al parecer los médicos luchaban en contra de la “palabrería de Pasteur”.
El carbunco era un enfermedad que afectaba a cualquiera de hecho podía atacar a un animal como a una persona. Era una plaga ineludible.
Mientras que dividía su tiempo en sus propios cuestionamientos y experimentos sufría del ajetreo propio de un médico. De modo que sabía aprovechar muy bien sus tiempos libres. Así que tomo varias muestras de un una vaca muerta por carbunco, llegando a ver en el microscopio unos blastocitos cortos y poco numerosos.
Decidió experimentar con ratones infectándolos con una astilla empapada con sangre de otro animal infectado. Al día siguiente lo encontró tieso y con una coloración azulada. Había conseguido infectar al ratón. Y ahora su gran curiosidad era ver como se desarrollaban los blastocitos. Con firmes intensiones de crear su propio cultivo de los mismos.
Elevo el nivel de sus investigaciones y experimentos así que decidió buscar cuerpos humanos de personas ya fallecidas de tuberculosis y hacer algunas observaciones. Un día de 1882 dio por concluidas sus investigaciones diciendo que la enfermedad podía ser causada dentro del cuerpo humano por las aguas contaminadas.

CAPÍTULO V
Pasteur y el perro rabioso
La fiebre puercal era una enfermedad de la época, la misma que se daba en mujeres embarazadas a días de entrar en labor de parto. Esta fiebre era sumamente letal aunque Pasteur creía que los únicos culpables de la muerte de todas estas mujeres eran los médicos. Pues decía el haber descubierto aquel microorganismo. Y así fue como empezó a experimentar en animales específicamente en vacas con la teoría de que si les inyectaba con tuberculosis en pequeñas dosis a medida de que pasaba el tiempo, si la vaca sobrevivía, se convertiría en una vaca inmune a la enfermedad con la que intencionalmente había sido infectada. Luego experimento con gallinas (en 1880) de la misma manera que con las vacas. Todo fue comprobado porque mediante pasaban los días ni las vacas ni las gallinas murieron infectadas.
Sus experimentos fueron publicados en la Academia de la Ciencia. Decidió dar por concluida su investigación con un último experimento entonces así fue como el 31 de mayo contaba con 48 ovejas, 2 cabras y algunas vacas se comprobó la teoría de Pasteur. Estos animales fueron vacunados y ninguno murió.
Al finalizar ese año lleno se fructíferos experimentos. Decidió experimentar con un perro rabioso encerrándolo en una jaula con algunos perros sanos para que este los contagiara. Aunque cuatro perros fueron inyectados con la enfermedad de los cuales a la mañana siguiente encontraron a dos de ellos sin vida. Por su parte los dos perros que sobrevivieron se recuperaron en unos meses.
A su consultorio llega una madre con su hijo casi nauseabundo con mordeduras de perro en catorce lugares distintos. Todas las mordeduras fueron causadas por un perro rabioso. El niño de nueve años sería el primer experimento en humanos. Pasteur llamo a dos de sus amigos médicos esa misma tarde empezaron con el experimento. Al transcurrir el tiempo el niño mejoró hasta su recuperación total.
Pasteur falleció en 1895, fue un gran hombre de ciencia ya que salvo miles de vidas.

CAPÍTULO VI
Roux y Bering
Un discípulo y ayudante de Pasteur llamado Emilio Roux. En compañía de Berin discípulo de Koch jugarían un papel fundamental en el descubrimiento de la toxina diftérica.
Roux encontró el bacilo que probaba la enfermedad, muy peligrosa y muy mortal era capaz de propagarse a través de gotas muy pequeñas que era distribuida como volantes en la calle por medio de estornudos también con la tos.  Mientras que Emilio descubrió la “kriptonita de la difteria”. Obteniendo la teoría del bacilo que votaba veneno en la sustancia cultivada. Casi forzando a construir una membrana en la garganta. Esta enfermedad desgarraba los tejidos. Trataron de debilitar a la enfermedad con una antitoxina construida de bacilos se afteina.
De modo que la toxina diftérica y tricloruro de sodio formaban una sustancia antidiftérica, era inyectable. Una especie de vacuna para salvar vidas.
CAPÍTULO VII
Elias Metchnikoff
Los solícitos fagocitos
Un ruso indio, que nació en  el sur de Rusia (1845). Fue estudiante de Krarkoff, muy interesado en el descubrimiento y la ciencia. Fue allí en donde vio por primera vez un microscopio. Para sus veinte años tenía varios trabajos científicos, lo suficientemente buenos para ser publicados en revistas científicas.
Estudio la digestión de alimentos en estrellas de mar y esponjas. Dijo que estos poseían células errantes capaces de perjudicar a seres microscópicos llamado fagocitosis. Definiéndolo como inmune al ataque de bacterias. Que tenían una especie de sistema eficaz e inmune.
Experimento en monos con la enfermedad llamada sífilis y logro curarlos con ayuda de Roux.
Metchnikoff estuvo ausente durante veinte años y murió a los setenta y un años de edad.
CAPÍTULO VIII
Theobald Smith
 Theobald Smith fue un hombre de gran temple que dio un gran impulso a la humanidad. Él fue el encargado de dar una exposición magistral de como el ganado propio del sur al ser transportado al norte (y viceversa) contraía fiebre de tejas hasta que finalmente muere. Y como era posible que los del norte podían contagiar a los del sur.
Smith era bachiller en filosofía, también médico. Pero para el no era suficiente poder diagnosticar la enfermedad; él quería dar una cura a la misma.
Junto a si colega y amigo Kilborne experimentaron con una vaca completamente sana colocándole garrapatas del norte de carolina para comprobar o desechar la idea de que era la causante de la muerte del ganado. Tras el paso del tiempo la vacuna recayó y le realizo una muestra de sangre a la vaca, al hacerlo descubrió que la sangre de la misma era de una consistencia viscosa y tenía otro color diferente al normal.
Llego a concluir que las garrapatas no eran las causantes de la enfermedad y muerte, el causante era el huevecillo de la garrapata, que al incrustarse en la vaca mataban la misma.

CAPÍTULO IX
David Bruce
 David Bruce un hombre muy inteligente y entusiasta, con grandes ideas revolucionarias creía que África sería un lugar grandioso para hacer experimentos.
Estudio en la escuela de Edimburgo y al finalizar se enlisto en el servicio militar. Aunque como militar no era el mejor, ni el más premiado o alguno de los soldados sobresalientes. Simplemente carecía de tacto hasta que su seño se cumplió. Lo mandaron a África específicamente a Zululandia como un investigador, a recolectar información de la nagana o espíritu reprimido, enfermedad causada por el mosquito tse tse.
También se halló con una enfermedad que a sus víctimas morían al dormir, la llamaron la enfermedad del sueño; también causada por la misma mosca.
Al fin y al cabo nunca encontró la respuesta a sus cuestionamientos. Prácticamente murió buscándolas.    


CAPÍTULO X
Ross contra Grassi
El paludismo
Ronald Ross junto con Battista Grassi ambos investigadores. Cerca del año 1899 se había descubierto que esta enfermedad era causada por un mosquito.
Ronald Ross oficial de servicio médico en la India. Battista Graci un italiano conocedor de insectos y otros vivos. Ros sostenía la idea de que el paludismo era causado por una picadura. Tras realizar varios experimentos dijo que el mosquito era los portadores y en el momento de la picadura el mosquito absorbía la sangre y dejaba el virus dentro de nuestros cuerpos.
Y así fue como Ross ganó el premio nobel por haber descubierto el proceso de transición del paludismo. Recibió tantas ovaciones que se convirtió en el cenador de Italia.
CAPÍTULO XI
Walter Reed
El interés de la ciencia por la humanidad
Walter Reed fue un soldado con gran constancia y disciplina. Investigó sobre la fiebre amarilla, ahí y fue en donde trabajó. El mismo que recibió órdenes estrictas de buscar información y que entrevistase al que fuera necesario. Por lo que estuvo un tiempo en Cuba, en donde conoció a Lazear, un médico un tanto desanimado.
Una vez que el médico dijo que todo era causa de la picadura de un mosquito, este soldado informo a sus superiores.
Entre tantos experimentos Lazear murió picado por este mosquito. Cinco años más tarde Carroll murió.
CAPÍTULO XII
Pablo Ehrlich
La bala mágica
En 1864 nació Pablo Ehrlich en Silencia. Empezó a preguntarse cómo podría destruir a estos microorganismos. Por esto lo llamaban el doctor falseo. En fin el decidió que era posible así que empezó a experimentar.
Pasó por tres universidades en la carrera de medicina en las que no mostro ningún interés.
Experimento con ratones y encontró el compuesto 606 la que elimana el tripanosoma totalmente. Aunque al probar en seres humanos solo existían dos opciones; la primera curarte y la segunda morir intentándolo.
 Pablo Ehrlich muro en 1910.                                                    
  

Bibliografía

13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. por si no has leido el libro es extenso, si buscas tres lineas no las vas a encontrar.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Si, pésimo la verdad. Pero... ¿Qué hacías tu buscando en internet resúmenes de libros? al menos este resumen no es plagiado

      Eliminar
    2. Pues por lo menos yo lo busco porque no alcancé a leerme el libro :v

      Eliminar
  5. Muy buen contenido, muy entendible, éxito paz y bien!

    ResponderEliminar
  6. Esta bien... Solo que... Cuidado con las faltas de ortografía...

    ResponderEliminar
  7. Oye te falto que el equipo de leeuwenhoek se llamaba the invisible college

    ResponderEliminar
  8. Yo llevo la mitad del libro y cumple lo que promete,un resumen.

    ResponderEliminar
  9. Por lo menos es mas entendible que el libro original pero te faltaron varios detalles y claro que no se va encontrar un resumen tan pequeño

    ResponderEliminar

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...