sábado, 14 de mayo de 2016

Fleming Vs Clodomiro

¿Quién fue el descubridor de la penicilina? 

El descubrimiento de la penicilina dio un giro excepcional a la historia de la medicina y de las enfermedades infecciosas. Todos hemos escuchado hablar de Alexander Fleming. Se lo conoce por ser un destacado científico británico en los inicios del siglo XX, por haber ganado el premio nobel de medicina, en conjunto con otros colegas, pero más que nada, por haber cambiado el juego de la medicina moderna, con el descubrimiento de la Penicilina. Sin embargo, existen otros que acreditan dicho descubrimiento al Dr. Clodomiro Picado, científico y educador destacado de Costa Rica, reconocido por sus múltiples aportes e investigaciones en las ramas de la ciencia química y de la biología. ¿Quién fue entonces, el primer hombre en describir la penicilina? ¿Fue acaso, el verdadero descubridor, Alexander Fleming, del cual todos conocemos? ¿O hemos estado entregando el mérito y reconocimiento a la persona incorrecta? ¿Es legítimo la reminiscencia como descubridor de la penicilina a Fleming o es Picado quien se lo merece?
Alexander Fleming (Darvel, Escocia, 6 de agosto de 1881-Londres, 11 de marzo de 1955)
¿Qué es la Penicilina? 

Antes de poder concluir quien es el verdadero descubridor de esta, es necesario saber la razón del porque existe esta riña. La penicilina es un antibiótico que revolucionó la medicina moderna, el cual se dice que fue descubierto el viernes 28 de septiembre de 1928, por Sir Alexander Fleming en el St. Marys Hospital de Londres. La penicilina es un ácido inestable, y los preparados que se utilizan en terapéutica son las sales, principalmente sodio, potasio, y, procaína. Se destruye rápidamente por la temperatura, en presencia de iones de metales pesados, por los agentes oxidantes, entre otros. El ácido 6-aminopenicilánico es el núcleo activo de la penicilina está constituido por una estructura beta-lactámico-tiazolidínica anillada, la cual se une a una cadena variable que se encuentra a un lado.

En Gran Bretaña se designaron a los cuatro tipos de penicilina con los números I, II, III y IV mientras que en Estados Unidos con las letras F, G, X y K. La penicilina que se usa comúnmente es la sal sódica o potásica G o II. La penicilina común es activa contra gérmenes Gram positivos, unos cuantos Gram negativos y espiroquetas. La acción selectiva de la penicilina sobre las bacterias depende de su interferencia en la biosíntesis de la pared celular. Las penicilinas en unión con la cicloserina, bacitracina, fosfonicina, cefalosporinas y vancomicida inhiben selectivamente diferentes pasos de la síntesis del péptido glicán; esta sustancia da la forma, rigidez, y estabilidad a la membrana celular de un gran número de bacterias con importancia médica. 
Estructura de la penicilina. Fuente
El video de la izquierda muestra bacterias E. coli creciendo en presencia de penicilina, a la derecha en ausencia de este antibiótico. Cuando la bacteria crece necesita sintetizar nueva malla de peptidoglicano. La penicilina impide que esta malla se entrelace y la presión interna de las bacterias acaba por hacerlas explotar literalmente

La vía de administración más segura de la penicilina es la parenteral en inyección intramuscular; de esta forma pasa con rapidez a la sangre y desciende también con rapidez por la fácil eliminación del producto a través del riñón; las inyecciones de penicilina clásica debían repetirse con gran frecuencia para que la concentración en la sangre se mantuviera por encima del nivel mínimo terapéutico; en la actualidad, se utilizan suspensiones varias de penicilina que constituyen un depósito intramuscular desde el cual pasa a la sangre con la necesaria lentitud, son llamadas penicilinas lentas o retardadas. La penicilina, desde la sangre, se distribuye de forma homogénea por casi todo el organismo, pero atraviesa difícilmente las membranas serosas y meníngeas. La penicilina es uno de los fármacos menos tóxicos que se conoce; por muy elevadas que sean las dosis administradas, no se produce interferencia alguna con las funciones orgánicas ni se han demostrado nunca efectos letales. Algunos individuos presentan hipersensibilidad a la penicilina, lo que puede traducirse en un choque anafiláctico de fatales consecuencias, dicha hipersensibilidad es cada día más frecuente a causa del uso inmoderado y arbitrario del fármaco, principalmente frente a enfermedades corrientes. Dentro de los síntomas de hipersensibilidad ante la penicilina tenemos: fiebre, asma, anemia hemolítica, vasculitis, neutropenia, pancitopenia y púrpura trombocitopénica, las más frecuentes son las urticarias. 
La penicilina permitió curar enfermedades que en el siglo XX se consideraban como incurables. Su uso fue masivo durante la Segunda Guerra Mundial, ya que el antibiótico despertó el interés en varios investigadores norteamericanos, los cuales trataban de superar la medicina alemana y combatir las infecciones de los soldados que resultaban heridos durante el combate así como la sífilis y gonorrea.
Las reacciones de hipersensibilidad pueden ocurrir con cualquier dosis de penicilinas, la presencia de alergia a una expone al paciente a un mayor riesgo. La penicilina G al ser administrada por vía intravenosa puede producir hiperpotasemia sobre todo en pacientes con insuficiencia renal. Puede también descompensar a un paciente con insuficiencia cardíaca. La penicilina inició la era de los antibióticos, el modelo para producir antibióticos procede del que se usó para descubrir la penicilina, debido a su simplicidad en su núcleo así como su facilidad de modificar toda su composición química ha sido posible la creación de penicilinas sintéticas o semisintéticas. Sin duda es un descubrimiento que revolucionó el pensamiento de aquella época y que dio un gran paso hacia la medicina moderna. Pero ¿A quién se le atribuye dicho descubrimiento y aquel hecho que marcó la historia de la edad moderna?

Alexander Fleming, un héroe de nuestro tiempo

Fleming nace un 6 de Agosto de 1881, en Lochfield, Escocia. Crece en una familia muy humilde productora de una Hacienda en esta ciudad, dedicados por completo al campo y a la recolección de todo aquello que los rodeaba. Es el tercero de 4 hijos de Hugh y Grace Fleming, dos agricultores que no tenían más futuro que el que ellos habían elaborado para ofrecer a sus hijos. Pero fue allí mismo en donde Alexander empezó a sentir una gran curiosidad por la ciencia y por descubrir lo que el mundo tenía preparado para él. Su  padre muere cuando tenía solo 4 años de edad lo que le obliga a ser más independiente  y buscar sus sueños en otro lugar.

Alexander estudia primero en la Louden Moore School, pero terminó su educación básica en el Regent Street, después de esto viaja a Londres junto con su hermano mayor a la edad de 13 años y después de muchos suceso que terminaron marcando su vida, a la edad de 20 años decide empezar a estudiar medicina, esto gracias a que mientras terminaba sus estudios secundarios trabajaba y también recibió ayuda económica de vías aún desconocidas. Muchas personas aseguran que su  familia recibió ayuda económica de la familia Churchill, después de que el padre de Alexander ayudara su hijo a salvarse de un pantano. Otros aseguran que fue parte de una herencia. Pero indiferentes a cómo empezó su vida dedicada a la medicina no tendrían que esperar mucho para darse cuenta de su vocación. 

Primero era un miembro de la Territorial Army y sirvió allí desde 1900 hasta 1914, mientras  esto, entra a estudiar en el Snt. Mary’s Hospital Medical School  de la Universidad de Londres, aquí es en donde empieza una vida de  éxito gracias a su entrega, y gana en 1908 una medalla de oro como el mejor estudiante de Medicina. Aunque quería especializarse en cirugía empezó su pasión por las bacterias, convirtiéndose así en el mejor bacteriólogo de todos los tiempos gracias a su contribución con la salud.

Fleming pasaba mucho tiempo educando ya que su pasión era enseñar y dar clases pero no más del tiempo que pasaba en su laboratorio. Asentó su tesis de Grado en la importancia de la defensa del cuerpo humano contra las infecciones y realizó diferentes estudios en bacteriología, inmunología, y quimioterapia  y en 1826 realizó su tesis de la guerra entre hongos y bacterias. Con sus vastos conocimientos en la materia ayudó a muchas personas, a pesar de que en esta época aun no tenían muy claro lo que significaba en realidad una infección y los medicamentos existentes eran de muy baja calidad e inútiles, porque si bien mataban a las bacterias también eliminaban glóbulos blancos.

A mediados del siglo XIX millones de personas al rededor del mundo morían por pandemias incontroladas y desconocidas, pero esta realidad estaba a punto de cambiar. Una  mañana del Viernes 28 de Septiembre de 1928 Alexander entró a su laboratorio después de regresar de un viaje largo, cuando empezó a revisar sus cultivos en cajas Petri se dio cuenta que estaban estropeadas y  particularmente en una de ellas había crecido un hongo, el cual había matado a las bacterias de su alrededor con una segregación líquida que emergió del fungi, es ahí en donde toma la gran decisión de no desechar su muestra. Después de mucha investigación resolvió que el hongo llamado Penicillium chrysogenicum  era capaz de matar estreptococos, estafilococos y lo empezó a utilizar como herramienta diagnostica, pero encontró un problema: No sabía cómo purificar y separarla del fungi para usarla.

Fue en mayo de 1938 en donde Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey retoman los estudios de Fleming a los cuales los renuevan logrando asumir el reto de poder producir Penicilina en gran cantidad y hacerla, un beneficio más que una prioridad y es en 1940 cuando se logra utilizarla en ratones y conejos teniendo un gran éxito.Después se pudieron comercializar para el uso en hospitales  aunque al principio era un tratamiento que sobrepasaba los 200 dólares se empezó una producción casi ilimitada para los heridos de la guerra, en especial para las tropas aliadas.El proceso de purificación de la Penicilina se traducía en tres fases muy importantes que son: La fermentación, en donde se realizaba un cultivo de hongos a partir de liofilizados. La separación del micelo del caldo de fermentación y extracción por medios de disolventes. Finalmente la purificación y extracción de sal sódica.

Fue un éxito mundial y  sorprendente su resultado ya que apareció en una época muy controversial y salvó la vida de millones de heridos que dejó la Segunda Guerra Mundial. Años más tarde un 11 de marzo de 1955 Fleming fallece debido a una falla en su corazón y es sepultado como Héroe Nacional en una cripta de la catedral de Snt. Paul. Gracias a las millones de vidas salvadas por este gran descubrimiento, Alexander Fleming, Boris Chan y Howard Walter Florey reciben el Premio Nobel a la medicina en el año de 1945. Sin embargo, ¿Son aquellos científicos e investigadores los que merecen dicha acreditación y agradecimiento? ¿Es acaso otro individuo el que descubrió las características y efectos del Penicillium?

Brillar donde no se esperaba que brillase la ciencia

Nacido el 17 de abril de 1887 en Nicaragua, Clodomiro Picado mostró desde ya niño, un pequeño interés por la ciencia, por lo que lo hizo resaltar desde joven,  en la escuela y en el colegio, y lo que lo llevo a estudiar a Francia por una beca otorgada por el gobierno de Costa Rica. En un inicio, Clodomiro Picado, o “Clorito” como se lo conoce en su país, se dedicó a la educación, siendo “profesor de Ciencias Naturales en el Colegio San Luis Gonzaga”. En 1909 obtiene su “diploma de estudios superiores en Zoología, de la Sorbona.” y posteriormente el de Doctor de Ciencias de la universidad de Francia. Una vez acabados sus estudios comienza a trabajar en el Instituto Pasteur de Paris. Posteriormente, al regresar a Costa Rica, fue nombrado como “Director del Laboratorio Clínico del Hospital San Juan de Dios”. Es en este momento en donde Picado decide aplicar todo conocimiento que él tiene al entorno social que lo rodea. 
Clodomiro Picado Twight (17 de abril de 1887, Jinotepe, Carazo, Nicaragua - 16 de mayo de 1944, San José, Costa Rica) fue un brillante científico costarricense que durante sus 57 años de vida publicó unos 115 trabajos, entre ellos libros y monografías en revistas extranjerasFuente
Dr. Picado, un pionero de la ciencia latinoamericana

Según López-Goñi, catedrático de microbiología de la U. de Navara “Fue un auténtico "Da Vinci" dela ciencia latinoamericana. Incluso ha sido uno de los pioneros en el estudiode las serpientes venenosas”. Una vez establecido en Costa Rica, como la cabeza de uno de los hospitales más reconocidos de esa región y de aquella época, “Clorito” empieza sus estudios e investigaciones con los materiales que le aporta el hospital. Picado interesado en múltiples ámbitos, comienza con fisiopatología tiroidea, y continua con estudios de envenenamiento de serpientes, enfermedades infecciosas, problemas inmunológicos de envejecimiento, y patologías que provocaban cultivos de plantas y hongos, entre los cuales se encontraba el Penicillium.
El Dr. Picado (a la derecha), en el processo de obtención de veneno de una serpiente Bothrops asper. A su izquierda su colaborador Luis Bolaño.
Esto lo lleva a desarrollar un suero antiofídico a base de sus estudios, demostrando la eficacia de esta vacuna inmunobiológica para tratar aquella enfermedad. Sus investigaciones con el hongo de género Penicillium, lo lleva a demostrar sus características y efecto en cultivos de plantas, más no de bacterias.  Entre los títulos más reconocidos descritos por Clodomiro Picado, se encuentran “Vacuna Curativa no Específica”, “Sobre la Acción Fitopatógena de los hongos a distancia” y  “Serpientes Venenosas de Costa Rica”, Picado comprueba la acción inhibihidora del Penicillium frente al crecimiento de los estreptococos y estafilococos. “Esto parece demostrar que él descubrió la penicilina y la probó en pacientes costarricenses antes de que Alexander Fleming revolucionara al mundo con su hallazgo.”. Cabe preguntarnos entonces ¿Cuál de estos dos grandes científicos y aportadores de la ciencia moderna es el responsable de uno de los más grades descubrimientos del siglo XX?

A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar

El Dr. Clodomiro Picado es reconocido como “Benefactor de la Patria” de Costa Rica, y debe ser acreditado por todos sus estudios, investigaciones, descubrimientos y aportes a la ciencia, ya sea en el ámbito de la biología, zoología, botánica e inclusive en medicina. Sin embargo, no fue Clodomiro Picado el que descubrió la penicilina, fue Alexander Fleming el que lo hizo. Si bien fue el Dr. Clodomiro Picado el que observó y describió los efectos que presentaba el Penicillium, este jamás evaluó los efectos en otras muestras que no sean en plantas. Además, según investigaciones que se dieron por parte del gobierno de Costa Rica, en los diarios o cuadernos de Picado, este jamás “reivindicó sus trabajos como predecesores de la penicilina” (Gutierrez, 2010)
Autores: Nicole Pareja, Jose Javier Camacho y Alejandra Cabrera. Estudiantes de Medicina de la Universidad de las Américas de Quito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...