martes, 11 de junio de 2019

Toxoplasma me vuelve loco


La llamada "hipótesis de la manipulación" que sostiene que algunos parásitos alteran el comportamiento del organismo en el que se hospedan para su beneficio. De esta manera, el parásito logra transmitirse de ratas a sus depredadores felinos.

Robert Sapolsky, de la Universidad de Standford ha descubierto que cuando un roedor macho está infectado con Toxoplasma, la misma región del cerebro y la misma actividad neuronal se activa al olor de la orina de gato. El parásito convierte a las ratas macho en devotos practicantes de la lluvia dorada zoofílica

Las distintas áreas del cerebro se pueden activar dependiendo de distintos estímulos. Esta activación puede ser detectada por escáneres fMRI. Cuando una rata macho percibe a una rata hembra en celo, una región del cerebro se enciende con actividad neuronal. Si la rata macho está infectada con Toxoplasma, las mismas áreas se encienden cuando huele orina de gato.
Se calcula que el 30% de la población está infectada por Toxoplasma. Actualmente hay grupos de investigadores estudiando si las personas más emprendedoras están más infectadas por Toxoplasma que la población general.

Está demostrado que los animales infectados por Toxoplasma presentan niveles más elevados de dopamina. La dopamina es la hormona de la impulsividad, de la euforia, el placer y la búsqueda de estímulos. Se sabe que está involucrada en procesos de adicción, estimula la producción de testosterona. Nos hace sentirnos exhaltados, vehementes, impetuosos, alegres y obcecados.

Atracción por la orina de gato. Niveles altos de dopamina, la hormona del ímpetu y la exaltación. Si, Toxoplasma lo que quiere es que a la rata se la coma el gato para transmitirse a otro hospedador.
Para saber más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...