miércoles, 3 de junio de 2015

¿Para cuándo el contrato único en ciencia?

"Me encuentro en la recta final de la tesis, con algo menos de dos meses para acabarla y no voy a poder terminar los experimentos" ¿Cuál es la razón de este sinsentido? pues la política de contratación de los entes públicos. Para trabajar en un organismo público, por ejemplo CSIC, pero también otros tipo televisiones públicas, servicios de salud de las comunidades solo se puede entrar mediante oposición o contrato  "de los de convenio". 
Ejemplo de precarización de los trabajadores en el sector público. Lo que se hizo para protegernos se ha vuelto contra nosotros para solaz de aquellos trabajadores que ya están dentro.

Hay en la administración una ley que obliga a hacer fijos a los trabajadores contratados. Pero ¡Ay! esa sería una manera demasiado fácil de permitir que los trabajadores entren en ese paraíso laboral. Para evitar hacer fijos a los trabajadores se les precariza, se les expulsa para así tener que evitar hacerlos fijos, ¿Qué estás a mitad de unos experimentos? eso no importa. Lo importante es no hacer fijos a los trabajadores. 

Se supone que estas leyes están para proteger a los trabajadores pero a la postre lo único que han hecho es precarizar a aquellos que no están dentro del sistema. Quiero un contrato único ya en los organismos públicos. Está bien que ciertos trabajadores tengan una plaza de por vida: jueces, policías, inspectores de Hacienda, investigadores con demostrada capacidad y rendimiento. Para el resto nos vendría muy bien tener un contrato único que nos permitiese trabajar de manera continuada sin tener que recurrir a los contratos por obra y servicio, contratos de prácticas, becas y todos esos subterfugios que se inventa la administración para evitar decir que estás contratado con ellos. De esta manera también eliminaríamos las famosas "subcontratas" que son un foco de corrupción. Yo mismo estuve subcontratado por una empresa, Sermasa, que está en el centro de la operación Pokemon que ha destapado una red de corrupción a nivel ayuntamientos de toda Galicia por eso se de lo que hablo.

Muchos centros han recurrido a las famosas fundaciones. Las fundaciones son chiringuitos semipúblicos que sirven para saltarse a la torera todas esas regulaciones del sector público que en su origen han sido creadas para proteger a los trabajadores y que se han convertido en una trampa para nosotros mismos. 

Nuestra generación ya ha aceptado que seremos precarios toda la vida. Ahora lo que pedimos es que no haya un abismo entre el discurso público y el discurso oculto. Somos precarios, pues bien, hágame un contrato como que estoy trabajando para Ud y olvidemos finiquitos, convenios laborales etc. Hay quien me acusará de entreguismo, de aceptar la pérdida de derechos laborales. A mi edad yo no he tenido derechos laborales, lo único que pido es que se reconozca mi estado de precario y no se me oculte debajo de la alfombra de subcontratas y contratos por obra y servicio. Conseguir esto sería, para mi, una mejora laboral y lo que es mejor, una posibilidad de trabajar que ahora no tengo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...