viernes, 22 de abril de 2016

Patógenos que van de la tierra al mar

Integrantes: Santiago Lozada, Melissa Méndez, Marilyn Tejada, alumnos de Veterinaria de la UDLA, Quito 
¿Cómo llega un parásito de gato a infectar un delfín?

En el año 2004 en las costas del Océano Pacífico biólogos marinos empezaron a encontrar en las orillas cadáveres de nutrias marinas o empezaron a verlas llegar moribundas, se alarmaron porque ya quedaban pocos ejemplares de estas. En la autopsia de las mismas pudieron encontrar daño neurológico ocasionado por Sarcocystis neurona, ese parásito provenía de las zarigüeyas, en ese momento se preguntaron cómo fue que un parásito de unimal terrestre llegó a infectar a las nutrias marinas. Años atrás habían ocurrido otros casos de patógenos que habían contaminado a los animales marinos como por ejemplo Staphylococcus aureus, Samonella o Serratia marcescens.
Se pudo observar que la mortalidad de los animales marinos aumenta cuando están contaminados por varios patógenos. Además, pueden tener mutaciones y ser de gran peligro para las personas si se contaminan con estos.
Los delfines se mueren por culpa de la arena de tus gatos

En la actualidad se está investigando las razones de este fenómeno ya que sucede en todo el planeta. Ocurre porque las heces infectadas tanto de animales, como de personas llegan a contaminar los ríos y los mares. Los animales con estrés son más propensos a infectarse con Toxoplasma gondii. Este parásito está afectando directamente a las nutrias, delfines y a las escasas focas de Hawai. En el caso de T. gondii la infección no está provocada por las heces de las personas, el culpable son las heces de nuestras mascotas, en concreto las heces de los gatos. Los humanos pueden ser los culpables de propagar el parásito con el mal hábito de tirar la arena de los gatos por el inodoro. Este parásito puede vivir en el ambiente hasta 10 años por lo que fácilmente llegará a las especies marinas en cualquier momento y una vez que penetra en ellas los infecta. Un animal infectado estará liberando parásitos al medio marino toda su vida, con lo que el problema se magnifica.

Hacer las cosas bien salva vidas, incluso en medio del oceano

Lo primero es educar a los dueños de las mascotas: no se debe de tirar la arena de los gatos por el inodoro. Esto es fácil de hacer, y de hecho es lo que estamos haciendo con este blog y contamos con una ventaja: Los dueños de mascotas quieren a los animales y se van a responsabilizar. Por lo tanto hacer educación medioambiental, en este sentido, va a tener buenos frutos en el futuro.
Los seres humanos deben conservar los humedales costeros, los cuales ayudan a limpiar el agua al momento de circular por los ríos para llegar al mar abierto. Esto es muy importante para el Ecuador, un país con una riqueza en manglares impresionantes que están siendo arrasados para instalar camaroneras. Además para evitar infecciones a los camarones se están utilizando toneladas de productos químicos que se están yendo al mar y afectando a la riqueza en peces.
Las heces de los animales de granja y mascotas no deben ser desechadas por los ríos ni por arroyos ya que estos no lleguen a mar abierto. En un estudio realizado se demuestra que la introducción de vegetación herbácea en los territorios de pastos reduce los contaminantes en el curso fluvial. No botar los medicamentos caducados por los inodoros ya que las bacterias pueden tomar mutaciones.

Los manglares ecuatorianos son plantas depuradoras naturales

Los manglares son plantas depuradoras naturales. Limpian el agua y no tenemos que gastar dinero. Y los tenemos en el Ecuador. ¿Por qué no cuidarlos?. Hay experiencias de otros países que nos hablan de la potencia purificadora de los manglares. Hoy en día existe unas industrias camaroneras voraces por encontrar nuevos espacios donde instalar sus piscinas. Quizás deberíamos exigirles que las instalen tierra adentro para respetar los manglares que tantos beneficios nos producen.

¿Existe cura para estos animales?

El parásito T. gondii el cual se encuentra en las heces del gato no tiene cura aún, pero a futuro se espera que se desarrolle una vacuna contra este. El día exista cura no dudamos que los dueños de las mascotas los lleguen a vacunar, pero ¿Vacunará alguien a las focas o a los delfines?. Para ese momento igual todas las poblaciones de estos animales ya estén infectadas con estos parásitos y sea demasiado tarde.

Las poblaciones humanas han crecido tanto en los últimos doscientos años que cualquier actividad tiene un impacto enorme en el medioambiente. ¿A quién se le hubiese ocurrido que un simple hábito como tirar la arena de los gatos por el inodoro podría estar matando delfines? Lo que botamos no es solo basura. En las heces de los animales de sangre caliente existen parásito, y como hemos visto, algunos muy resistentes que pueden vivir varios años esperando entrar en contacto con otro animal de sangre caliente a quien parasitar.

Todos los ríos llegan al mar: El caso del Machángara

El problema que hemos tratado hoy es de más alcance. Nos indica que los humanos no somos conscientes de que todo los contaminantes que producimos, ya sean parásitos, bacterias resistentes a los antibióticos o cualquier contaminante químico va a ser arrastrado por las lluvias, o por las aguas residuales a los ríos y que finalmente estos llegarán al mar. ¿En el mar desaparecen todos nuestros problemas? No, vemos cada día más lo interrrelacionado que está todo. Un mal hábito con nuestras mascotas tiene efectos letales en la población de delfines. Purificar el agua debe de ser una de las tareas municipales más urgentes. No está bien tener el río Machánga, el río de Quito, tan contaminado como está. Si no depuramos el agua, nuestras bacterias muchas veces con resistencia a los antibióticos va a ir Machángara abajo y las personas que utilicen el agua del río para regar sus cultivos estarán llenando las hortalizas y frutas que luego nos vamos a comer con las bacterias y virus que no hemos tratado previamente (Solomon, 2014).
Infografía de la contaminación del río Machángara. Fuente
Bibliografía 

ACOREMA. (s.f.). El Mar se ahoga. Recuperado el 15 de Abril de 2016, de https://www.delphinschutz.org/informationsmaterial/schutzprojekt-peru/Booklet_The_Sea_is_Drowning_Save_it.pdf

Solomon, C. (2014). Infecciones que invaden el mar. Investigación y Ciencia, 37-41.

1 comentario:

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...